lunes, 22 de junio de 2015

VELOCIDAD

Por detrás de la conversación se abría una puerta
donde al fin las palabras dejaban de serlo
y ya podíamos oírnos
sin miedo a oírnos
Los toboganes no terminan nunca y a una velocidad determinada
uno deja de ser quien es
Grita
No sabes si es risa o terror
Qué fue de la piscina de agua quieta
Aplastaremos nuestra infancia
al caer
No caeremos nunca dijo la liebre de marzo
o era el conejo de Lewis.

Por detrás de la conversación se abrió una puerta.
No fui.
Te vi caer como quien tira una piedra al pozo
y nada espera.

MJ Vidal

No hay comentarios:

Publicar un comentario